Cuando en Camagüey el color blanco era ambiente y suspiro

  • Emilia Sánchez Herrera, MSc.
Palabras clave: ciudad, imagen

Resumen

En este artículo se expone brevemente cómo el escenario visual de una ciudad puede influir en sus habitantes, y se ejemplifica con la producción de dos artistas locales: el escritor Emilio Ballagas y el pintor Fidelio Ponce, quienes nacieron y vivieron durante su primera juventud en la ciudad de Camagüey. De paso, se muestran algunos textos, imágenes y leyendas que apoyan la tesis de la consustanciación entre el entorno y la obra artística, en un sitio que integró en su apariencia exterior los valores de la cultura española con los propios.

Biografía del autor/a

Emilia Sánchez Herrera, MSc.

Master en Cultura Latinoamericana. Licenciada en Filología. Especialista en la obra de Emilio Ballagas, autora de numerosos artículos sobre literatura y arte cubanos, así como de textos para la enseñanza del español como idioma extranjero. Profesora jubilada, reside actualmente en el extranjero.

Citas

Camagüey. Año 1931. (1931). La Habana: Ed. Cuba Atlas Company.

Gritémosle: ¡Emilio! (1959). Lunes de Revolución (26), s.p.

Tamames, M. (2004). Protagonismo urbano de Puerto Príncipe entre 1800 y 1868. En Elda Cento (Comp.), Cuaderno de historia principeña 3. Ed. Ácana: Camagüey.

Publicado
2015-10-05
Cómo citar
Sánchez Herrera, E. (2015). Cuando en Camagüey el color blanco era ambiente y suspiro. Arcada. Revista De Conservación Del Patrimonio Cultural, 3(2), 51-56. Recuperado a partir de https://revistas.reduc.edu.cu/index.php/arcada/article/view/217
Sección
Artículos