Presentación del No. 1 de 2018

2018-03-24

Arcada incluye en este primer número del 2018 una variada oferta de información. El agua potable, primordial patrimonio natural indispensable para la vida, es dañada por la intrusión salina que se incrementa en nuestros tiempos en que el océano mundial avanza sobre las tierras emergidas, y en el caso de Cuba con su territorio largo y estrecho, esto constituye una amenaza de primera importancia. Un artículo elaborado por una doctora especializada en hidrogeoquímica, ilustra esfuerzos que se realizan para monitorear lo que realmente está ocurriendo al respecto, algo muy poco divulgado.

En otro extremo, pero igualmente poco conocido, un trabajo novelístico de Gertrudis Gómez de Avellaneda integra elementos parisinos, españoles, tropicales y principeños con sorprendente habilidad; sus valores nos llegan a través de la profunda mirada crítica de la MSc. Emilia Sánchez, destacada filóloga que pone ante nosotros la obra El artista barquero.

Los centros históricos son abordados en artículos que se originan en trabajos de tesis de la Maestría en Conservación de Centros Históricos, atendida desde hace varios años por la Facultad de Construcciones de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz. Uno de ellos ofrece una panorámica sobre talleres, tiendas y otras instalaciones que se desarrollaron paralelamente con el centro histórico avileño, que permite comprender mejor la dinámica de su construcción; mientras tanto, el segundo se enfoca en el empleo de categorías y conceptos esenciales para trabajos de conservación en cualquier contexto, aunque aparezcan referidos a un caso concreto, lo que le da, simultáneamente, claridad y generalidad.

Se presenta también un juego didáctico elaborado por especialistas de nuestra máxima casa de estudios. Esta propuesta vincula a nuestras nuevas generaciones con el patrimonio camagüeyano, como una mirada al futuro; mientras que de manera simétrica aparece una mirada al pasado, a una iglesia que desapareció aunque dio antes su nombre a una calle, luego de haber reemplazado a una primitiva ermita. Aparece la rica donación hecha por una india siboney un siglo después de fundada la villa, y la dinámica historia de un espacio que ha sido cuartel de dos diferentes regimientos, convento, escuela e iglesia.

Aprovechamos la ocasión para desear un feliz 2018 a nuestros lectores, y a nuestras colegas más próximas, las otras revistas científicas de nuestra universidad camagüeyana.